estadisicas

jueves, 26 de abril de 2012

NTRO.P. JESÚS DE LA SALUD.AGRUPACIÓN PARROQUIAL SAN RAFAEL. JEREZ DE LA FRONTERA

La imagen de Jesús de la Salud supone para mi cumplir la ilusión de tener una imagen de Cristo en Jerez de la Frontera, más aún si cabe por haber recalado en el Chicle(San Telmo bajo),el barrio más humilde de dicha ciudad.La obra de concepción naturalista, realizada a tamaño natural en madera de cedro y policromada al óleo,  representa a Jesús en el momento de recibir la Cruz de su martirio, a la cual se abraza resignado . Su rostro refleja la tristeza y angustia del Jesús hombre, y la unción del Jesús Hijo de Dios que se sobrepone al dolor y al tormento.Quiero desde aquí darle las gracias a mi amigo Paco Holgado; por él mi Cristo ha visto la luz. A mi amigo, compañero y gran tallista Francisco Verdugo por su impagable ayuda al haber tallado su cruz. Y a Enrique Gonzálvez ,gran carpintero y amigo, por sus detalles conmigo.
Gracias a toda la Agrupación , a su Junta por dejarme trabajar a gusto y a todo Jerez por haber acogido al Señor como lo han hecho.














martes, 17 de abril de 2012

IMÁGENES DE SAN JUAN Y NICODEMO PARA EL DESCENDIMIENTO DE HELLÍN


Sin duda ha sido el trabajo más dificil que he realizado, debido a lo complejo de la talla de los ropajes, los cuales están estudiados del natural y además, han sido texturados como lanas y tejidos de hilos, huyendo de la lija fina en favor de un mayor naturalismo, el cual es el que se palpa en las cabeza y anatomías, absolutamente naturalistas(no he retratado a nadie), que es por donde camina mi escultura. Además, la policromía de los ropajes es un compendio de colores y tonalidades, y no un color plano con pátina. Están tratadas a base de veladuras para conseguir que el trabajo de talla luzca y los colores no queden planos.
La postura de San Juan es de recibir los pies de Cristo , mientras Nicodemo hace polea con la sábana, la cual agarra enérgicamente con la mano izquierda para descender el cuerpo.San Juan es un hombre joven , casi inberbe, cuya expresión refleja el sufrimiento del alma de una persona que le tocó vivir momentos durísimos tanto en su condición de hombre como en la de discípulo amado. Levanta la mirada pero no la cabeza, temeroso a encontrarse con el rostro sin vida de Jesús, su Maestro, su amigo. Nicodemo, conmovido por el momento, contempla triste como va descendiendo el cuerpo de Cristo que será recibido por María, una imagen que reflejará el dolor más profundo que mis manos sean capaces de plasmar.