estadisicas

martes, 26 de junio de 2012

RESTAURACIÓN Y RECONSTRUCCIÓN DE LA IMAGEN DE SAN JUAN. HUETE. CUENCA



 Aquí os traigo la restauración y reconstrucción de la imagen de San Juan ante la Puerta Látina( recordando el martirio del caldero de aceite hirviendo del que salió  indemne y rejuvenecido),  Santo Patrón de Huete, Cuenca. Una imagen, de tamaño académico(85 cm) del escultor academicista Julian de San Martín, obra de finales de 1700.

Dicha obra fue destrozada en la guerra civil conservándose unos tinteros, la mano derecha y parte del busto al que se le habían extraído los ojos de cristal , siendo restaurados estos restos con poco acierto.El trabajo ha consistido en las restauración de dichos restos(sin incluir de nuevo ojos de cristal para no dañar más la obra)y en la reconstrucción de la obra en madera de cedro con la dificultad añadida de no tener referencia alguna de proporciones y que sólo podía basarme en dos fotografías de visión frontal y un grabado en el que se adivinaba el lateral del obra,  única documentación que se conservaba. Por lo que toda la zona posterior y laterales es una creación respetuosa con la estética y modelado de la obra original. La reconstrucción sigue  la traza de la misma pero incluyendo matices en los ropajes que hacen diferente la obra perdida de la nueva. La policromía de la obra está realizada en acrílico, siguiendo exactamente la misma tonalidad de rojo y verde agua que se conservaba en el busto, colores muy utilizados en el siglo XVIII y que podemos comparar con los que aplicaba de Luís Salvador Carmona en muchas de sus obras.Sin duda alguna la mayor dificulta no estaba tan sólo en modelar los paños con acierto, sino en proporcionar correctamente la nueva obra al busto original,que de la sensación de que el Santo vuela apoyado en el ala del águila,y que  éste con el animal,se posa sobre el caldero, siendo este último una pieza independiente.
La orfebrería ha sido restaurada por Orfebrería Andaluza, realizando un nuevo aro de estrellas réplica del que se perdió.La reconstrucción del templete ha sido una obra magistral de carpintería de Enrique Gonzalvez González y de talla de Francisco Verdugo.